Manos & Pies

Las manos son nuestra carta de presentación ante los demás, por lo que hay que cuidarlas. Las uñas y la piel de tus manos necesitan de especial cuidado. Debes tenerlas siempre limpias, para evitar los irreversibles efectos del envejecimiento prematuro. Hay muchos motivos que pueden afectar a tus manos y uñas como el frío, el viento, la humedad, el sol, el contacto frecuentemente con el agua, los detergentes y la falta de hidratación, aunados al envejecimiento natural, afectan mucho la piel de tus manos, volviéndola áspera y sin elasticidad.

parafina

Spa de pies y manos

Pero no es suficiente con lograr que tus manos y pies luzcan hermosos, si no que también debemos dejarlos relajados, para ello te recomendamos el Spa con hidromasaje de pies y manos.

El Spa de pies y manos puede hacerse solo, incluyendo además del hidromasaje un pulido y un baño de parafina, o combinado con el servicio completo de manicuria y pedicuria.

El hidromasajeador provee un masaje vibratorio con impacto de burbujas y cuenta con centenares de terminales masajeadores que actúan sobre los centros de acupuntura localizados en la planta de los pies, otorgando un masaje estimulante de la circulación sanguínea e induciendo la relajación muscular, y reduciendo el cansancio corporal.

img_como_cuidar_las_unas_de_los_pies_20039_600
48219799_1

Manicure y Pedicure Tradicional

Si uno llega con esmalte, este se limpia e higienizan las uñas. Luego se pulen las durezas de los dedos, se liman las uñas (en forma ovalada o cuadrada) y se aplica removedor de cutícula. Los cueritos que sobran se retiran con una esponja suave. En seguida la manicurista realiza una exfoliación con un masaje verdaderamente relajante. Antes de aplicar el color, se esparce una crema hidratante y se quita la grasitud de las uñas para que el esmalte quede bien adherido. Dependiendo de la calidad de las uñas se aplica calcio o vitaminas. La sesión, que dura aproximadamente una hora, finaliza con una segunda mano de color y un brillo secante que hace que el esmalte quede brillante y con un acabado perfecto. 
Este tipo de manicure es recomendable para aquellas mujeres que generan mucha cutícula en poco tiempo, que les crecen las uñas muy rápido o les gusta cambiar de color constantemente. Lo ideal es hacérsela una vez a la semana, pero si le falta tiempo la especialista aconseja hacer, de vez en cuando, un esmaltado simple (limpiado, crema, pulido y pintado). Ideal, por ejemplo, en una semana en que se picó el esmalte pero no crecieron las cutículas. En ese caso se retira el color, se echa una crema en las manos, se liman las uñas y luego se pintan.

Uñas de gel

El gel es una tecnología más avanzada y moderna que el acrílico, pero que no lo reemplaza ni sustituye. Los geles son oligomeros, es decir, no son ni líquidos, ni sólidos. Los geles son una jalea que solo curan bajo los rayos ultravioletas de la lámpara.

Conoce-todo-lo-que-debes-saber-antes-de-utilizar-uñas-acrílicas-12

Uñas acrílicas

El acrílico es una combinación de un líquido especial y un polímero en polvo. La capa se seca y se forma una robusta formación que tiene consistencia como de plástico duro.

permanente

Semi-Permanente

Al hacerse una manicure semi-permanente el esmalte se mantiene intacto, no hay actividad doméstica ni agresión externa que pueda inmutar su color brillante y perfecto. Un rojo cereza que normalmente es complicado de mantener por más de un par de días, después de una semana sigue como si nada. Prometen dos semanas de duración, pero eso depende, en gran parte, de la velocidad del crecimiento de la uña y la cutícula.
El proceso es distinto al de una manicure tradicional, principalmente porque la uña debe estar completamente libre de líquidos y químicos para aplicar el esmalte en gel. En total el proceso demora algo más de una hora.